Antropología Psicológica 2
La psicología del mejor caso
Disciplinas AfinesAntropología
Anónimo Martes 3 de Junio del año 2008 / 18:03
 

"La psicología del "mejor caso"

A continuación, debo hacer comentarios que pueden parecer tan extensos, que alguien puede sentir que invalidan las expresiones con las que comencé. Después de ellos volveré a la explicación del carácter de la relación entre los dos campos y finalmente, ofreceré algunas recomendaciones.

Es obvio que la antropología ha causado algún efecto sobre algunos eminentes psicólogos, psicoanalistas y psiquiatras. Hay campos de psicología comparada, psiquiatría transcultural y antropología psicoanalítica que complementa y se entrecruza con la antropología psicológica. Hay un considerable número de emigres y compañeros de viaje cuyo trabajo es casi completamente interdisciplianrio. En varias universidades, las discusiones y la colaboración ha tenido lugar episódicamente. Uno piensa en Harvard, Yale, Columbia, Chicago, UCLA y otras. Hay psicólogos que han llevado su investigación a terreno: Bartlett (1932), Greenfield y Bruner (1969), Cole, Gay, Glick y Sharp 1971, 1974) entre otros en psicología; en psiquiatría uno piensa en Alexander y Dorothea Leighton (1949 entre otros), o entre los émigrés de psiquiatría a la antropología, Robert Levy (1973); en psicoanálisis nombre como Roheim (1950 entre otros), y Erikson (1963). Es tan cercana nuestra relación con este último campo que ha habido bastante cruzar y recruzar. Uno piensa en lo mucho que debemos a analistas como Kardiner y Erikson y un considerable número de antropólogos calificados en ambos campos como Devereux, DeVos y Spiro. Con tanto trafico, ¿cómo puedo mantener que ha habido poco impacto en la psicología, psicoanálisis y psiquiatría principales? Es obvio desde un punto de vista Groucho Marxista que cualquier que se una a nuestro club o no fue o ya no pertenece a la corriente principal de la psicología. En cualquier caso ellos pueden haberse unido a nosotros en el ser ignorados.

Aquellos que hacen puente entre los dos campos pueden tener agendas variadas. Algunos desean ver todas las culturas como psicológicamente equivalentes. Estos pueden tener dos bases filosóficas bastante diferentes. Una posición que puede ser llamada 'universalismo relativista' extiende su argumento antirracial hacia todas las diferencias potenciales, culturales o psicológicas, quizás porque cualquier diferencia significante puede se tomada como envidiosa por aquellos que son comparados o usadas por otros para justificar dominación o explotación. La otra posición podría llamarse "universalismo no relativista". Esta posición tiene un compromiso con una forma particular de visión de la naturaleza humana universal y la creencia de que provee la conmensurabilidad necesaria si es que es posible el juicio humano. Algunos los antropólogos psicológicamente orientados, pero no todos, pueden estar en esta posición. En contraste con los universalistas uno podría acuñar el término diferencialista -esperando y aceptando diferencias culturales significantes. Para el relativista no evolucionista, las diferencias esperadas son particulares y no sistemáticas. En su forma no relativista, las diferencias son tipológicas o evolucionistas. Estoy inclinado hacia esta posición última, que una podría llamar "relativismo evolucionista cultural" -relativa, es decir, a un estatus evolucionistas cultural. Acepta unidad psíquicas en lo genotípico pro no en el nivel fenotípico. La posición evolucionista no acepta posibles demandas morales de la diferencia cultural que parece ser la base para otras posiciones (Schwartz 1991).

Fuente: lapaginadelprofe.cl



Participar en el Foro
SEO Posicionamiento Web ChileHosting ChileDirectorio de Empresas Chile

Directorio de Empresas Chile