Antropología Psicológica 1
La tesis de lo incompleto.
Disciplinas AfinesAntropología
Anónimo Martes 3 de Junio del año 2008 / 18:06

En este capítulo voy a argumentar que la antropología no ha tenido el impacto que debería en la corriente principal de la psicología, considerando las pretensiones que tiene la antropología psicológica o que debería tener. Más adelante voy a calificar esta aseveración considerando las limitaciones restantes en algunos de los "mejores casos" de la psicología. Si hemos sido dejados de lado o ignorados, trataré de identificar errores en ambos lados incluyendo nuestro propio olvido de la psicología principal, académica.

El conocimiento antropológico de la evolución, naturaleza, formas y roles de la cultura implica un conjunto de aseveraciones concernientes a la constitución de la naturaleza humana y de las bases del comportamiento humano que no debiera ser dejado de lado, y que aún es largamente ignorado por la psicología académica principal, el psicoanálisis y la psiquiatría. La consecuencia es una psicología incompleta y mal concebida que yerra su blanco -la naturaleza humana total. Si la psicología ha fallado en aceptar tanto al desafío como los recursos del conocimiento antropológico, debemos buscar las faltas en ambos lados. Aunque comenzamos juntos en la búsqueda de la naturaleza humana, ha habido una alejamiento natural -una incomprensión interparadigmática. Argumentaré, sin embargo, que oscurecido por este alejamiento, esta ocurriendo una gran convergencia en algunas áreas ( tengo en mente la ciencia cognitiva y la psicología de la cultura) pero a lo mejor no ocurre lo mismo en otras áreas donde dicha convergencia la damos por hecho (pienso en psicoanálisis y psiquiatría).

La tesis de lo incompleto.

¿De dónde nacen estas pretensiones de la antropología? Deriva de la centralidad de la cultura para la comprensión de la naturaleza y la psicología humanas. La cultura, incluyendo el lenguaje, es la adaptación humana primaria. La cultura consiste de los derivativos de la experiencia, más o menos organizada, aprendida o creada por los individuos de una población, incluyendo aquellas imágenes de codificaciones y sus interpretaciones (significados) transmitidos por generaciones pasadas, contemporáneas o formado por los individuos mismos.. Más adelante se dirá más acerca de la naturaleza de la cultura. La principal tarea de la antropología es el estudio de la cultura en el lugar en que es vivida, en los individuos y las poblaciones.

La tesis de lo incompleto de la cultura, dice que la naturaleza humana es radicalmente incompleta si se la toma en su componente biológico, incluyendo las consecuencias genéricas de tal biología. La existencia de un cuerpo y un cerebro humano normal, viviente, no garantiza un comportamiento característicamente humano. El cerebro y el cuerpo, si han de manifestar comportamiento humano, debe incorporar físicamente una estructura enculturativa derivada de la participación en alguna cultura humana. La estructura enculturante es tan importante como el sistema nervioso que lo permite. Un cerebro y una estructura enculturativa que lo informa e implementa, junto con un cuerpo humano formado y habituado, constituye un ser humano completo, que posee no solo un conjunto de funciones y capacidades sino también un contenido específico. Aunque la mente hace posible a la cultura y las funciones perceptivas básicas, cognitivas y afectivas son intrínsecas en el sentido general, no hay ninguna evidencia de la que yo tenga conocimiento para ningún contenido representacional o ideacional innato. La cultura no solo proporciona este contenido sino que implementa y extiende la capacidad misma que da lugar a ello. La cultura es necesaria para la constitución del intelecto o la mente humana, consciente o inconsciente, y para el pleno desarrollo cognitivo afectivo, la diferenciación y la sutileza de la experiencia humana, cuyos derivativos, por su parte, extienden la cultura. Los procesos psicológicos humanos que no sean vistos en este contexto, son, en un grado importante, no vistos.

La adquisición de cultura y especificidad enculturativas, son consecuencias de la tesis de la "incompletidad" (en el sentido de algo que no esta completo: N del T.). Se entiende de la tesis de la incompletidad que la cultura debe ser adquirida por cada individuo, tanto en la interacción con otros, a través de la experiencia mediada o directa de su ambiente, como a través de procesos y producción internos trabajando en y dentro de la estructura enculturativa. El termino "adquisición" es muy pasivo en connotación, pero debería ser claro en las discusiones que los procesos contienen aspectos auto selectivos y creativos, lo mismo que la adquisición de una "herencia" transmitida (Schwartz 1981).

La mente y el cuerpo solo no aseguran la naturaleza humana. Una vida humana en interacción con otros, no generalizados sino específicamente enculturizados, resulta en la construcción de una estructura enculturativa en cada individuo. Llame a esta estructura enculturativa como quiera -laberinto, idioverso, o personalidad- de una población, es la unidad distributiva y el lugar de la cultura. Dejando de lado nuestra visión más abstracta y total de la cultura, somos relativamente ignorantes de la cultura en su medio, a la que necesitamos acercarnos a través de la psicología de la cultura y la etnografía del individuo.

Todo proceso estudiado por los psicólogos tiene para los seres humanos, su lugar, funciones adaptativas y en una considerable extensión, sus medios en la cultura. Por ejemplo, estudiar la memoria e ignorar el hecho de que es el primer depositario de la cultura, es ignorar su contexto humano y su función y las circunstancias adaptativas en las que tomó su forma humana. La memoria humana, por ejemplo, funciona extremadamente bien con dígitos al azar, culturalmente codificados y significantes - lo que es lo mismo que decir, material culturalmente embebido y muy pobre de otra forma. Similarmente, la teoría del aprendizaje que no sea dirigida a la enculturación es vacía y mal dirigida, errando el punto en materia de aprendizaje humano. No se trata de que no importa qué es lo aprendido y en qué contexto. Sino que aunque la cultura provee mucho acerca del contenido de la conciencia humana, la preocupación de la antropología psicológica no permite pensar en la cultura como un "mero" contenido. No solo significaría un error comprender el rol constitutivo del contenido sino que también sería un error no comprender la contribución de la cultura en los procesos psicológicos y en la estructura de la implementación cultural de la personalidad y el intelecto humano.

La tesis de la incompletidad significa también que la naturaleza humana es abierta, no finalmente fija o determinada. La naturaleza humana, tomada como un fenómeno capaz de completarse a sí misma, con su componente humano adquirido que interpreta el resto, esta abierta en varias formas: Primero, en el individuo, esta abierto a la cultura en el proceso de toda la vida de la enculturación. El desarrollo de los individuos, lo mismo que la forma y el producto de los procesos psicológicos, no es enteramente endógeno sino que esta disponible en el acervo cultural a priori y en el ambiental.. La cultura es el factor faltante en el perenne discusión acerca de la mente y el cuerpo. Segundo, en cualquier estado de esa cultura, ésta esta subespecificada,. No predetermina todos los pensamientos, sentimientos y los valores, en parte porque la cultura esta subespecificada, variable y sujeta a revisión. La cultura es a la vez el medio, un constituyente, y el objeto de la cognición. Tercero, esta abierta al cambio cultural, lo que puede intersectar o mezclarse con los procesos enculturativos. Cuarto, para la población y para las especies humanas, la naturaleza humana esta abierta a la evolución cultural, en el curso de la cual, los procesos y estructuras psicológicas pueden mostrar propiedades continuas o emergentes. Los individuos experiencian y hacen parte de sí, a las transiciones tipológicas que llamamos cambios evolutivos. Los fenómenos transicionales pueden durar generaciones o pueden nunca ser resueltos, proveyendo una fuente para la dinámica de la cultura, de la experiencia humana y de la diversidad. Dado el lugar de la cultura en la naturaleza humana, encuentro impensable que la personalidad y el intelecto humano no pueda ser ellos mismos transformados en procesos de evolución cultural. El error de no reconocer o derivar completamente las implicaciones del contexto evolutivo cultural es, a lo mejor, el "creacionismo" de la propia antropología.

Aunque estoy enfocando la cultura, no estoy hablando de seres humanos sin cuerpos ni viseras o castrados, mero portadores de la cultura. La cultura es ontológicamente un superorgánico solo en el sentido de que no es transmitida genéticamente y en el sentido boasiano (de F. Boas) de que la variación cultural entre la población no es una función de su variación biológica. El superorgánico de Kroeber es perspectivista, una materia de distancia etnográfica o de abstracción, pero no es ontológico. La chocante frase de Leslie White "Una constante no puede explicar una variable", fue usada para argumentar que la psicología humana, la constante de las unidades psíquicas, no puede explicar las variaciones culturales. La tesis de la incompletidad ofrece otra visión a esos argumentos. La naturaleza humana no es una constante. No esta aparte de la cultura. No puede explicar completamente una cultura que esta entre sus fuentes tributarias. La formulación de White parece idéntica al argumento en contra del determinismo racial, pero su objeto fue separar la naturaleza humana tomada como biología - mal llamada "psicología", de una cultura ontológicamente independiente. Dada la tesis de la incompletidad y la auto completación de la naturaleza humana en la cultura, y dado que la cultura ha evolucionado continuamente desde el advenimiento de Homo sapiens, la naturaleza humana debe ser considerada junto con su constituyente cultural.

Por nuestra parte, la antropología le ha respondido a la psicología desde comienzos de este siglo. De la misma manera como inicialmente medimos cráneos y clasificamos el espectro humano del color de la piel, también se buscó por variaciones en el nivel biopsicológico. Ha sido una de las principales responsabilidad de la antropología el responder a las demandas recurrentes por determinación racial de rasgos y capacidades con la demostración que la cultura, no la variación biológica, es la responsable por las variaciones en comportamiento entre las poblaciones humanas. Es una materia que no pude ser puesta a un lado nuestro, en la medida que la determinación racial es postulada, incrementalmente rebuscada en la data y en las formas estadísticas complejas de la ciencia del comportamiento contemporáneo. Ni se pueden desechar fríamente esas pretensiones, sino mas bien que es una continua responsabilidad, tanto de la antropología como de la psicología, el desaprobarlas. La mayoría de los psicólogos, sin embargo, no pasan desde una refutación a la determinación racial a un interés en la cultura.

Fuente: lapaginadelprofe.cl



Participar en el Foro