Parapsicología
La parapsicología no es considerada como una disciplina seria por los psicólogos
Ocio y Entretención
Anónimo Domingo 8 de Junio del año 2008 / 3:19

Parapsicología

De Wikipedia, la enciclopedia libre

Las primeras investigaciones parasicológicas, utilizaron las llamadas Cartas Zener, en experimentos diseñados para tratar de probar la posibilidad de comunicación telepática
Las primeras investigaciones parasicológicas, utilizaron las llamadas Cartas Zener, en experimentos diseñados para tratar de probar la posibilidad de comunicación telepática

Parapsicología (del griego: παρά para "junto a", +psicología) es el estudio de aquellos fenómenos sicológicos y/o desconocidos de naturaleza supuestamente paranormal. Entre los fenómenos estudiados, se incluyen la percepción extrasensorial, telequinesia, y la vida después de la muerte entre otros. Los parapsicólogos se refieren a estos acontecimientos como fenómenos Psi; un término más neutral y no sugestivo de las causas de los fenómenos o experiencias que estudian.

La investigación parapsicológica incluye una gran variedad de metodologías, incluida la investigación de laboratorio y trabajo de campo, que se lleva a cabo en varias universidades y laboratorios con fondos privados en todo el mundo. Este tipo de investigación suele aparecer en publicaciones especializadas, como el Journal of Parapsychology y el European Journal of Parapsychology, aunque artículos de investigación sobre temas parapsicológicos han aparecido en revistas como el Psychological Bulletin, Foundations of Physics, y el British Journal of Psychology.

Los experimentos realizados por parapsicólogos han incluido el uso de generadores de números aleatorios para probar la evidencia de psicoquinesis, privación sensorial, tipo Ganzfeld. Experimentos para poner a prueba la percepción extrasensorial, e investigación y pruebas realizadas en virtud de contratos con el gobierno de Estados Unidos para investigar la posibilidad de visualización remota.

Los parapsicólogos han elaborado una serie de estudios meta-analíticos sobre la base de esta investigación, que combinan los datos de anteriores experimentos. Varios de estos análisis estadísticos se han presentado a la comunidad académica en general en las páginas de varias revistas científicas,[1][2][3] que han generado discusión y debate.

type=text/javascript> //

Investigadores

En España, uno de los principales investigadores y divulgadores de la parapsicología ha sido el psiquiatra y parapsicólogo Fernando Jiménez del Oso. También ha sido referencia en la materia el cántabro Germán de Argumosa.

Hasta la fecha, no ha sido aceptada por la mayoría de la comunidad científica, porque según los escépticos, el mero uso de metodología experimentales científicas no le otorga a una disciplina la condición de ciencia dentro de las ciencias naturales; actualmente dentro de las ciencias sociales, la psicología, exceptuando la psicología transpersonal, no se adhiere a los postulados de la parapsicología.


Descripción

En términos rigurosos (descartado el gran porcentaje de fraude que se da en este ámbito) estudia la existencia de la percepción extrasensorial, la telepatía. También se pueden incluir en el campo de la parapsicología la idea de experiencias cercanas a la muerte y la telequinesis. Ninguno de estos supuestos fenómenos tiene aún una positiva explicación científica satisfactoria (exceptuando la explicación de que, algunos de estos fenómenos, sino todos, no existen), aunque existen teorías al respecto .

Los criterios sobre la validez objetiva de la parapsicología es un problema cuya apertura dista mucho de angostarse. Pablo Sortino considera que la parapsicología, aunque bajo otro nombre, es previa a los albores del psicoanálisis, e incluso el sedimento fértil de dónde nacen las especulaciones de Sigmund Freud. El problema del inconsciente, ridiculizado por los positivistas que anhelaban una causalidad mensurable en los fenómenos psíquicos en el ámbito de la investigación fisiológica, era presa de inconsistencias insalvables. El psicoanálisis le debe su triunfo a las ideas de Madame Blavatsky sobre la existencia de un mundo psíquico paralelo. Para Freud, el inconsciente no tiene asentamiento físico en el sistema nervioso; sin embargo, es personal. Para Fernando Martínez Santos esta es una incongruencia crasa. Si no es anatómicamente limitable, la concepción de un inconsciente individual es un problema vacío. El inconsciente es sólo uno de los aspectos en el que se expresa la existencia paralela del hombre, y al no hallar éste cerca en el límite biológico, puede ser la causa de fenómenos todavía mal estudiados, cómo la de producir eventos volitivos espaciotemporalmente únicos, cuyo estudio rebasa la teoría actual de la ciencia.

Universidades e institutos donde se estudia Parapsicología

Existen algunos programas de investigación, e incluso algunas cátedras, sobre parapsicología, como en la Universidad de Edimburgo, por ejemplo, y otros programas en otras universidades, como la Universidad Duke y la Universidad de Utrech.

En 1953 en la Universidad de Utrecht (Holanda) se crea una cátedra de Parapsicología. En 1960, en la Universidad de Leningrado (actual San Petersburgo) comienza a funcionar un Instituto para el estudio de los efectos psíquicos. En los Estados Unidos, en la Universidad de Virginia, se funda una cátedra de Parapsicología.

La Parapsychological Association ("Asociación Parapsicológica") (EE.UU.) es la asociación profesional de parapsicólogos de Estados Unidos y son quienes han representado históricamente a esta disciplina dentro de este país, habiendo publicado diversos trabajos al respecto. Probablemente el mayor respaldo que ha recibido en su historia fue en 1969, cuando la prestigiosa American Association for the Advancement of Science (AAAS) la reconoce, y admite como miembro en sus filas a la Parapsychological Association. Este hecho es uno de los motivos que suelen aducir sus partidarios para otorgarle cierta seriedad como disciplina.[4]

Objeciones a su aceptación como disciplina científica

El uso del "método científico" es necesario, pero el mero uso de "metodologías experimentales" no es sinónimo de ello o su realización en un 100%, y además suficiente para otorgar status científico a una disciplina por su mero uso. Así la investigación de la Parapsicología no encaja dentro de los modelos teóricos estándar aceptados por las ciencias naturales; o las utilizadas en psicología, dentro de las ciencias sociales. Se necesita además que la disciplina en cuestión a partir del verdadero y/o completo uso del método científico produzca alguna teoría (comprobable por el método científico) que pueda relacionarse con el cuerpo de conocimientos científicos actualmente aceptados, es decir, que pueda 'engranarse' con el resto de los conocimientos. Hasta la fecha, la parapsicología no ha producido ninguna teoría de este tipo. La comunidad científica escéptica sugiere que los defectos metodológicos proporcionarían la mejor explicación para los aparenten éxitos experimentales, en lugar de la anomalisticas explicaciones ofrecidas por muchos parapsicólogos. Por ello, algunos críticos han afirmado también que se cruza la línea de la parapsicología en las pseudociencia.

Evidencia

La parapsicología no es considerada como una disciplina seria por los psicólogos, al igual que también es desdeñada por otros miembros de la comunidad científica, quienes afirman, que nunca una experiencia controlada bajo laboratorio ha producido una evidencia firme sobre la existencia de fenómenos paranormales que merezcan estudio.

En 1978 el catedrático de psiquiatría checo Stanislav Grof, radicado en EE.UU., funda la "Asociación Transpersonal Internacional" impulsando el estudio y la investigación de los estados modificados de la conciencia. Su aporte a la Parapsicología ha sido básicamente el concebir la conciencia humana, no sólo como un mero producto de nuestro cerebro, sino como algo que puede existir de un modo transmaterial, y que trascendería por tanto los límites del tiempo y del espacio. Los fenómenos paranormales, mediúmnicos y místicos tendrían por tanto cabida para estudio en este nuevo modelo de la psique humana que ha desafiado los postulados establecidos por la ciencia convencional.

Críticas

En EE. UU. existe desde el año 1964 la Fundación Educativa James Randi del ilusionista y escépticoJames Randi, dedicada a desenmascarar las falsedades que surgen en torno a los supuestos fenómenos paranormales. La fundación ha venido ofreciendo desde hace varios años la suma de un millón de dólares de EE.UU. a quien consiga, bajo condiciones controladas de laboratorio (y supervisadas por la fundación), demostrar un solo fenómeno paranormal como los anteriormente mencionados. Hasta ahora nadie ha podido hacer una demostración satisfactoria y el premio sigue sin reclamar desde hace 43 años.

Los requisitos para reclamar este premio no son nada triviales; los precandidatos deben pasar una prueba preliminar de Randi (que tiene menor importancia que la prueba formal) para filtrar a candidatos supuestamente prometedores de meros charlatanes. Sin embargo, hasta la fecha nadie ha logrado superar las pruebas preliminares de la Fundación.

Adicional

La discusión de la parapsicología es fundamental en el ámbito de los fenómenos OVNI pues muchos de estos sucesos incluyen no solo el avistamiento de un fenómeno u objeto o seres desconocidos sino que además el hecho que, durante este tipo de experiencias y muy en especial cuando existe un encuentro cercano entre testigo y la dualidad fenómeno inteligente/manifestación, se presentan fenómenos paranormales que son los que generan una relación e impacto más complejo al testigo. Incluso ocurre que luego del suceso el testigo comienza a desarrollar facultades o dones o capacidades paranormales pero además se suceden fenómenos que no son de autoría del testigo y que por ello son de interés para la parapsicología.

Lamentablemente ha habido una búsqueda de alejamiento mutuo entre parapsicólogos y ovnílogos debido a que se tratan de separar fronteras de estudio de manera tajante pero esto se debe más a razones de desconocimiento de la relación de lo OVNI y lo paranormal que por aspectos técnicos de cada una o tópicos de interés. En este sentido habría que dejar claro que una buena aplicación del término "paranormal" implica que los fenómenos OVNI (muy especialmente los sucesos asociados a esta fenomenología) son un grupo específico de fenómenos paranormales y no dos cosas distintas que no tienen relación entre sí. Por ejemplo, la sola consideración de la parapsicología como una práctica junto a la psicología (o que va incluso un poco más allá de la psicología) y que considera el estudio de fenómenos sicológicos desconocidos de naturaleza supuestamente paranormal, implica en parte que esta debe ser también aplicada dentro del estudio de los fenómenos OVNI puesto que estos producen no solo una reacción anómala en los testigos reales ante casos genuinos de apariciones de este tipo de objetos o fenómenos e incluso seres desconocidos, sino también todo un proceso adicional de acercamiento al mundo de lo paranormal sin requerir la presencia directa posterior de esta fenomenología más que el recuerdo inconsciente de lo ocurrido en los episodios anómalos. La relación del testigo con este tipo de fenómenos supone un desarrollo psicológico y psíquico distinto e incluso se trata de verificar si existen cambios a nivel psicofisiológico (neuronal), por lo menos durante este tipo de experencias paranormales asociadas a la presencia de "lo OVNI" que lamentablemente por su naturaleza espúrrea y desconocida no se deja controlar para poder ser replicada en el laboratorio lo que hace de ella un misterio más que corresponde genuinamente a una clase de fenómenos paranormales.

Dentro de las experiencias de testigos de OVNIs, ocurren sucesos que conllevan episodios de percepción extrasensorial, telequinesia, estado de conciencia alterados (estados alterados de conciencia), trances, precognición, retrocognición, alucinaciones, ilusiones ópticas, psicometría, telepatía, tiempo perdido así como otros tantos fenómenos Psi.

Referencias

  1. Bem, Daryl J.; Honorton, Charles (1995). "Does psi exist? Replicable evidence for an anomalous process of information transfer" (PDF). Psychological Bulletin 115 (1): 4–18.
  2. Bösch H, Steinkamp F, Boller E (2006). "Examining psychokinesis: the interaction of human intention with random number generators--a meta-analysis". Psychological bulletin 132 (4): 497–523.
  3. Schmidt, S.; Schneider, R.; Utts, J.; Walach, H. (2004). "Distant intentionality and the feeling of being stared at: two meta-analyses". British journal of psychology (London, England: 1953) 95 (Pt 2): 235–47.
  4. Parapsychological Association


Participar en el Foro