sandor rado
Anónimo Viernes 17 de Octubre del año 2008 / 21:43

Sandor Rado

Sandor Rado perteneció a la segunda generación de pioneros del Psicoanálisis, sin embargo, sus estudios fueron desviados por la corriente de este grupo. Rado inicio sus estudios de Freud y se convirtió en el más lucido interpretando las técnicas de sus maestros – y a la par convirtiéndose en maestro de Psicoanálisis. Por muchos años, fue jefe editor del InternationaleZeitschrif fûr Psychoanalyse; jamás revelo una critica constructiva tradicional sobre conceptos y procedimientos.

Rado es uno de algunos “reformadores” que se recuerdan en el psicoanálisis. Logro la coronación de su carrera científica cuando formulo la “psicoterapia adaptacional”, que fue considerado un paso lógico en sus descubrimientos. Acorde con Rado, “la técnica adaptacional obedece a restaurar la línea de descubrimientos iniciados por el paciente de Breuders. Algunos de sus colegas, sintieron que Rado introdujo neologismos innecesarios para fenómenos que psicoanalistas tenían como términos tradicionales, por ejemplo, autorregulación hedonista, el principio del placer, el no reportar el deseo, para tendencias inconscientes, el obediente niño para transferencias positivas y muchas innovaciones semánticas. Esta es probablemente la razón principal por la que Rado mantiene una posición controversial en el Psicoanálisis. La clasificación de sus conceptos es fundamental y tuvieron gran efecto en muchos de sus colegas que cambiaron sus trabajos, definiciones y clasificaciones de los términos tradicionales.

Sandor Rado, nació en Hungría, en 1890. Inicio sus estudios de ley, y recibió el titulo de ciencia política en 1911. Cuatro años después, obtuvo un titulo medico de la Universidad de Budapest. Mucho después fue atraído por el Psicoanálisis, cuando empezó en Budapest bajo el liderazgo de Sandor Ferenczi's. En 1913, Rado listo en Budapest, toma la secretaria de la Sociedad Húngara de Psicoanálisis. Y fungió en ella durante diez años. Hasta la izquierda de Hungría de Berlín en 1923. Rado sirvió de secretario del la sociedad de Psicoanálisis de Alemania por cuatro años, desde 1926 hasta 1930, y fue secretario de la Comisión Internacional de Entrenamiento, de la Comisión Internacional de Psicoanálisis desde 1927, hasta 1935. Rado regreso una y otra vez elegido como secretario de varias organizaciones psicológicas. Desde el principio, Rado demostró su inusual talento de organización, y cualidades de liderazgo, persuaciabas en debates, determinaciones, y el necesario liderazgo para realizarlo. Quizá su adiestramiento en leyes lo convirtieron en un formidable debatiste – usualmente sucediendo rápidamente a spots y argumentos de sus oponentes.

En polémicas, el fue directo al punto y era devastador. Eso ayudo a construirle una popularidad universal, que sus enemigos respetaron de sus brillantes habilidades cognitivas.

El agresivo incomprometido debate es solo una de sus facetas. Eso es lo mas cercano a conocer, lo básico es que era un ser humano cálido y excelente amigo. De Rado se conoce lo mejor de sus pacientes, pues sus terapias fueron tan positivas en ellos, tan pasivamente fue desbloqueando las realizaciones de sus pacientes, era activo, determinado a aliarse con su paciente, que intentaba ayudarlos, penetrando sus mentes y haciendo un juicio practico de ellas. En el trato, este brillante teorologo era una persona enérgica evocada a escoger lo que era lo más adecuado para sus cuidados.

¿Porque Rado lo hizo?, que lo hizo dejar las ciencias naturales, ¿para practicar la medicina psicológica?, muchos terapistas que han escogido el psicoanálisis como vocación primeramente se distinguen por instintos psicológicos propensos y tienen empatía de resonancia precisa. Muchos de los más finos representantes del campo son los poetas y novelistas, que se enfocan en la habilidad creativa. Esta combinación de resonancia precisa inmortalidad extraña. Pues, la mayoría de los analistas no son “pensadores” pero “empatizadores”, este campo es necesario en los hombres que combinan estas facultades.

Rado se autobiográfico de manera relevante. A los 10 años cuando estaba en la escuela, Rado inicio la maravilla cuando preciso acto tal que diferenciaba ciertas circunstancias.

La formulación de las preguntas presagiaron el futuro de sus investigaciones científicas: con la variable constante (la situación) para estabilizar el efecto de la segunda variable (el factor humano en la ecuación). Pero el primero de los giros la existente literatura.

Cuando cumplió 19 años, Rado encontró el trabajo de Freud en un panfleto de Ferenczi. Aquí estudio por motivación, y ¡vaya método!, Rado decide estudiar medicina camino que le acercaría por curiosidad, para iniciar a especializarse en psicoanálisis. Esta fue una rara e innecesaria decisión con la que inicio un siglo. El inicia estudios sobre muchas más humanidades, e investigaciones sobre el cerebro.

Rado se introdujo a si mismo con Fereneczi, quien lo convirtió en un gran hombre a los veinte, fue candidato a ser entrenado en psicología, no muchos tuvieron la oportunidad de leer los trabajos de Freud y Rado lo hizo después que inicio su carrera psicológica. Ferenczi encamino a Rado en su plan de Medicina con vistas a una eventual práctica del Psicoanálisis.

Los lectores decían: ¿es esto un pre-estudio del buen trabajo de Freud?, preceptos de eso porque era como una indoctrinacion para Freud. Mientras leía cada vez lo que Freud escribió, eso estuvo dentro de Rado por mas de veinte años donde se inicio como pensador independiente en el campo.

La validez de sus argumentos era obvia. Solo repitió pasados descubrimientos, paso por paso, reunió un amplio conocimiento de los viejos conceptos y estuvo listo para hacer revisiones a los ya establecidos.

Ferenczi y Rado fueron amigos cercanos, y el más joven estudiantes de los ayudados por Ferenczi para organizar la Sociedad Húngara de Psicoanálisis. La sociedad fue una sociedad típica e informal. Con un consistente numero de amigos agrupados para aprender el uno del otro.

En la caída de 1922, Rado fue a Berlín, para ser analizado por Karl Abraham. El fue inmediatamente invitado a unirse a la facultad de Berlín. Instituto Psicoanalítico desde 1922 a 1931. Y lleva un rol activo en su currículo, sirve por décadas al modelo de multiplicar institutos. En 1924, Freud propone a Rado como gerente editor de la International Zeitschrift Fûr Psicoloanalyse, y tres años después, gerente editor de la Imago también.

En la caída de 1931, con la invitación de A.A. Brill, el presidente de la Sociedad Psicoanalista de New York, organiza el modelo de Instituto de Berlín. Rado fue propuesto como profesor de psiquiatría y cabeza del Instituto Psicológico de la universidad de Columbia, en 1944. Esto fue el primer instituto de psicoanálisis dentro de una universidad. El logra mantener una gran resistencia en esta nueva aventura, muchos de los psicoanalistas mas fuertes que enseñaron el psicoanálisis recuerdan el control de la Asociación Americana de Psicoanálisis. Y temieron la disolución, miedo que se baso en la expulsión de Freud por la Academia Psiquiátrica de Vienna. Disturbada por esa oposición, Rado continúa la organización excepcional de buenos programas de entrenamiento y sociedades de Psicoanálisis desde New York.

Un miembro activo del cuerpo de psicoanálisis. La calidad y cantidad de su productividad científica durante esos años, fue inverso a proporción de su organización política, e influencia en la asociación americana de psicoanálisis. Sobre sus investigaciones, la edad límite para posicionarse en la academia en 1957, Rado se retira del profesorado y se aproxima a organizar progresivos programas de estudio en nuevas escuelas de psiquiatría, la escuela de psiquiatría de New York, donde intensifico sus tareas actividades.

Eso ocurrió con todas las personas tuvieron mentes creativas, la vida de Rado, se enfoco alrededor de las actividades científicas. Sus descubrimientos científicos contribuyeron en mejoras al centro del perfil de personalidad. Rado divide sus contribuciones en tres fases: contribuciones a los psicodinamismos clásicos, búsquedas para el concepto básico de sistemas, y descubrimientos de psicodinamismos adaptados. Su mejor articulo escrito en 1922, es un lucida epistemológica discusión del principio de la casualidad, cuando Rado re-traza con hombres de percepciones y secuencias motivacionales. Eso remarca penetrando en los artículos de Rado, solo en las practicas filosóficas dando u giro a las observaciones clínicas.

Dos años mas tarde, escribe sobre el problema de la melancolía, lo primero “La madre ansiosa” solo seis páginas de largo, es uno de las clásicas. Escribió el Análisis del Ego, aplicando a observaciones clínicas. En esos dos artículos Rado agrega una segunda motivación, forzando a un estrés que compone las depresiones: “la suplica par el amor por la exhibición del sufrimiento. Este deseo – escribe el, podemos describirlo solo como un gran grito desesperado por amor.” Cuando se acerca a esos artículos, continuaba con las expresiones tradicionales.

Vemos los principios de la búsqueda de Rado para entender con realidades psicológicas más bien que las abstracciones.

Rado, tomó en esto que la fase temprana de este desarrollo era el problema del apego de droga, un asunto el cual volvió más adelante. Su concepto del “orgasmo alimenticio,” que substituyó supremacía genital en pharmacothymia, se ha cotizado extensamente. Los escritores en alcoholismo han hecho uso extenso de este concepto.

Los autores de varios papeles psiquiátricos y psicoanalíticos han descrito convincentemente un número de estímulos emocionales para beber, por ejemplo sensaciones de la inferioridad resultando de inhibiciones excesivas y manifestándose en grandes resentimientos encerrados y nunca expresados de la timidez, e inhibiciones de tradings sexuales. Rado perceptivamente ha caracterizado la satisfacción que el alcohólico experimenta de beber como dicha derivada del restablecimiento de la sensación omnipotente del infante, un hampered hasta ahora cualquier cerca reconocimiento de los hechos duros del mundo externo, o por las facultades uno mismo-críticas a que - gradualmente, en el curso de vida - corte inexorable abajo de la ilusión del omnipotente infantil. Rado primero refirió a este estado emocional como la “elación narcótica” o “superpleasure narcótico.”

Durante el período entre 1933 y 1945, el trabajo de Rado fue caracterizado por su calidad que buscaba mientras que él se esforzó para la formulación de esquemas conceptuales generalmente válidos. En los artículos tales como el “miedo de la castración en mujeres” y el “concepto del bisexual,” él complació en la gran especulación. Homewer, en el último artículo él dedicó sus talentos críticos a él discusión de tales conceptos mal definidos “bisexualidad.”

La idea de los síntomas neuróticos que resultaban de “control de la emergencia” primero apareció en este período; se ha convertido en el núcleo de este psicodinamico adaptante más último. La neurosis se mira sobre como esfuerzo malogrado de adaptación, él es significativa que en su artículo, “entrenando en psicoanálisis,” Rado (quizás como reacción a su propia búsqueda para las formulaciones altamente abstractas) tomó los cudgels contra “fórmulas generales superlativas abstractas,” que, él advirtió se deba excluir de la discusión clínica.

El ponía cada vez más énfasis en la observación, como opuse a teórico, construcciones. El nos advirtió que “el estudiante utilice a paciente para entender la teoría y no la teoría para entender al paciente; y tal paciente, también, voluntad y “entendiendo” la teoría pero no a sí mismo” (1956, P. 127).

El trabajo de Rado culmina en esta escritura: “Psicodinamica Adaptacional”, el cuál concibe como vuelta al acercamiento mecánico biológico original de el cual, según él, Freud viró gradualmente lejos en una dirección “animista”. En la mayoría de los respectos, el Psychodynamics del Adaptational es una reformulación sucinta de qué ha venido ser conocida como Análisis del Ego. Según estos progresos teóricos, la función esencial del  ego consiste en asegurar el equilibrio dinámico que nosotros llama el proceso de la vida. Las necesidades subjetivas son percibidas por los awareess introspectivos y actuado sobre por el comportamiento satisfecho a su satisfacción de necesidades depende. El acto integrante por el cual los datos de opiniones internas y externas se traen en armonía, y después sirven como la base del comportamiento adaptante, es la función del equipo biológico llamado el aparato mental. El núcleo de este proceso objetivo es lo que ha llamado Freud “principio de la realidad.” Aunque los conceptos de adaptación de Rados son esencialmente idénticos con los principios básicos de la psicología psicoanalítica del ego, sus formulaciones son sucintas y privadas del lastre de los residuos superfluos de abstracciones teóricas anteriores. Neurosis se considera como mala adaptación alcanzado por controles de la emergencia. La mayoría de la contribución importante de Rados,  no es este marco teórico, sino sus conclusiones terapéuticas y su evaluación crítica del procedimiento psicoanalítico estándar. Él mantiene que el rechnique clásico trabaja en lo que él llama “el nivel parentifying del tratamiento”.

El paciente continúa practicando dependencia emocional infantil (sobre su terapeuta) a través del tratamiento (1956, P. 261). Rado ha preguntado el valor de las interpretaciones supuestas de la transferencia (1956, p.261):

En el procedimiento del transferencia siempre que el paciente exprese su rabia en el médico, sigue un búsqueda penetrante para los orígenes infantiles de su rabia, dando lugar en general a encontrar que él ha repetido otra vez su rabia contra su padre. Este procedimiento revela ni el resentimiento verdadero de los pacientes del médico ni su resentimiento verdadero de su padre; todavía menos revela los resentimientos de su situación actual de la vida, que están en ninguna medida pequeña responsable de su actual sufrimiento.

Rado critica la preocupación exclusiva del terapeuta con los pacientes más allá de y la negligencia de su presente. En sus propias palabras acres, “este hecho se refleja en la literatura psicoanalítica, que se refiere cuidadosamente a la totalidad de la actual vida de los pacientes como su “conflicto actual” (1956, P. 2619). Él mantiene que “es la energía de modificación y/o deshacer de represiones sobreestimadas” (1956, P. 261) en la técnica clásica. Como algunos otros críticos psicoanalíticos del procedimiento estándar (por ejemplo, T. Francés, F. Alexander) ha hecho, las actitudes de Rado la pregunta cardinal, una pregunta pidieron con frecuencia por los pacientes ellos mismos: ¿Cómo descubriendo el último origen de síntomas y del comportamiento neuróticos ayudaron a uno para perder su mala adaptación? “… recordar el pasado es una cosa; para aprender de él y poder actuar en el nuevo conocimiento, otro” (1956, p.262). Lee Rado que estos defectos de la técnica clásica pueden ser superados: La “terapia psicoanalítica se afloja con valores y recursos terapéuticos; en su desarrollo, la técnica clásica es no el extremo sino el principio” (1956, P. 262). Como un restaurador él somete su “técnica adaptacional,” que trabaje no más en “parentifying” pero en el “independiente” y la “aspiración llano del comportamiento del tratamiento.” Este acercamiento acentúa las “emociones del bienestar (deseo, alegría, amor y el orgullo agradables).” Es un “proceso re-educativo”, como Freud lo había llamado y, pues Rado agrega, es pre-eminentemente una “re-educación emocional.” Con el francés, Rado cree que las memorias de la falta se pueden neutralizar por memoria de últimos funcionamientos acertados; él llama esto la “redefinición emocional de memorias” esa esperanza de los restauradores y confianza en uno mismo perdida.

La mente pre-eminentemente criticada de Rados ha tenido éxito en precisar los puntos más débiles del procedimiento psicoanalítico estándar. El debate eficaz de sus años ahora emerge como crítico constructivo de teorías pensó no completamente con y en las prácticas transportadas a partir del pasado sin la examinación re-. mente el mérito de su teoría de adaptación, lejos más que en sus prescripciones detalladas para un procedimiento modificado. Verdad, la teoría clásica también sostiene que el objetivo final del tratamiento psicoanalítico es eventual hacer al paciente capaz de dispensar con el terapeuta. La inclinación de los pacientes es tratar el último como figura parental. También según teoría, esta repetición regresiva de la relación del niño-padre no es la meta del tratamiento pero los medios de superar hechos de la dependencia de los infantes. Uno no puede batir a un enemigo que no esté presente. El paciente debe volver a vivir su último comportamiento inadaptado modeló para corregirlos. La técnica clásica fue ideada originalmente para la investigación y no para el tratamiento. Freud se sentía que él tenía primero entender la naturaleza de la enfermedad que él propuso a curar-que era una coincidencia afortunada que coinciden las punterías de la investigación y de la terapia. El paciente y el terapeuta deben primero entender los orígenes del disturbio.

Este paralelismo evidente entre las punterías de la investigación y el tratamiento ha probado una exageración grave. Está llegando a estar cada vez más claro a muchos analistas que el tratamiento psicoanalítico ha empantanado en el primer paso: la comprensión del pasado, los orígenes de disturbios neuróticos. Así, el sicoanálisis todavía no ha ideado los métodos eficaces para modificar los patrones de mala adaptación que se repiten durante las manifestaciones regresivas de los procedimientos del tratamiento. El reconocimiento claro de esta falta y su demostración convincente constituyen Rados la mayoría de la contribución importante. Otros estudiantes del sicoanálisis están atacando con esta misma edición central.

Rados que anda a tientas esfuerzos hacia substituir el mala adaptación neurótico activamente ayudando a la readaptación está siendo sido paralelo a por el trabajo de otros. Las enseñanzas de la teoría que aprende adquiridas en los cincuenta años pasados por los psicólogos experimentales están disponibles para el uso para esa experiencia de aprendizaje compleja que sea la esencia del tratamiento psicoanalítico. En la altura de su evolución científica, Rado se contrata al uso creativo de sus grandes talentos críticos a un reexamen atrasado largo de la práctica actual del sicoanálisis.



Participar en el Foro