Otto Kemberg y los estados fronterizos de personalidad
Psicoterapia expresiva
Historia de la PsicologíaEspaña
TOM Domingo 16 de Agosto del año 2009 / 0:59

Biografía:
Otto Kemberg nació en Viena en 1928. Su familia emigró desde la Alemania nazi a Chile en 1939. Allí se graduó en medicina y psiquiatría, especializándose en psicoanálisis dentro de la sociedad psicoanalítica chilena. Tras trasladarse a los EE.UU, en 1959 trabajó en la asociación de la Fundación Rockefeller para desarrollar su investigación en psicoterapia junto a Jerome Frank en el Hospital Johns Hopkins. Paralelamente se convirtió en 1961 en director del proyecto de investigación de Psicoterapia de la fundación Menninger y en 1973, se mudó a Nueva York para trabajar como director clínico del Instituto de psiquiatría de Nueva York. En 1974 fue nombrado catedrático de psiquiatría clínica de la Universidad de Columbia, donde llevó a cabo servicios de asesoramiento y supervisión de otros analistas entre otras funciones. En 1976 fue nombrado catedrático de psiquiatría en la Universidad de Cornell y director del instituto de trastornos de personalidad del Hospital Cornell en Nueva York. Ha sido presidente de la Asociación Psicoanalítica Internacional desde 1997 a 2001, habiéndo sido reconocida su labor en diversos premios; 1972 premio Heinz Hartmann por sus investigaciones y publicaciones sobre psicoanálisis; 1975 premio de Strecker del instituto del hospital de Pensilvania; 1981 premio de méritos Daniels de la Asociación psicoanalítica Americana. Otto Kemberg, es ampliamente conocido por sus teorías psicoanalíticas sobre la organización de la personalidad límite y la patología narcisista.

Su trabajo principal reside en un enorme esfuerzo integrador de la psicología del yo de la posguerra, con las teoría de las relaciones objetales de Klein. Su obra ha resultado determinante en la elaboración de la teoría de las relaciones objetales moderna, destacándo sus contribuciones en el campo del narcisismo, las relaciones de objeto y los trastornos de la personalidad.

Es autor de varios libros entre los que destacan "Trastornos graves de la personalidad", 1987; "Desórdenes fronterizos y narcisismo patológico", 1993; "Psicoterapia psicodinámica del paciente limítrofe", 1995; "La teoría de las relaciones objetales y el psicoanálisis clínico", 1993; "La agresión en las perversiones y en los desórdenes de la personalidad", 1994; "Relaciones amorosas Normalidad y patología", 1995. Actualmente, sigue en activo dictando conferencias, participando en seminarios y congresos en el seno de la Asociación Psicoalítica Internacional.

Su aportación teórica:


Otto Kemberg ha tratado de integrar en su concepción teórica sobre el psiquismo humano, las tres líneas principales del pensamiento psiquiátrico que han dominado el siglo XX: la teoría de las relaciones objetales, el concepto freudiano de las pulsiones y los hallazgos recientes de la biología cerebral. Paralelamente, ha realizado un gran esfuerzo por unificar los postulados teóricos de las relaciones objetales propuestos por M. Klein y D. Fairbain, con los de la psicología del yo de M. Mahler, E. Jacobson, H. Ha y E. H. Erickson. Sin embargo, su principal aporte, reside en el estudio de las relaciones objetales internalizadas y en particular, aquellas presentes en las problemáticas caracteriales graves. Kemberg advirtió la existencia de un tipo de enfermos graves a los que llamó "fronterizos o límites", caracterizados por el abuso de defensas particulares como la escisión o el acting-out, responsable de la aparición de "estados yoicos" alternantes y disociados entre sí. La escisión de estados emocionales disociados o separados, conferirían al individuo una identidad particular para cada configuración afectiva, manteniendo cierta coherencia en el ámbito del pensamiento, el afecto, la subjetividad y la conducta. Para su diagnóstico, desarrolló una "entrevista estructural" específica, que permite recopilar y evaluar la información del paciente, para poder discernir el tipo de estructura de personalidad con la que funciona habitualmente. Estableció una clasificación con particularidades dimensionales y categoriales a la que denominó "Clasificación psicoanalítica del carácter", en las que describió tres subtipos elementales de formas de ser: neurótico, limítrofe y psicótico. En ésta línea, se especializó en la teorización de la patología narcisista del self, distinguiendo el narcisismo normal del patológico y explicar así, la personalidad antisocial o el narcisismo maligno. Para ello, analizó la implicación de aquellos parámetros que influyen en la constitución del self, como son el desarrollo instintivo, la constitución del superyo, el sistema defensivo empleado por el self, la naturaleza de los rasgos patológicos carácteriales específicos y el tipo de relaciones objetales que ha internalizado el sujeto a lo largo de su existencia.

Otra de sus contribuciones mas importantes en términos clínicos ha sido el desarrollo de la "Psicoterapia expresiva" o "Psicoterapia de expresión". Ésta forma de terapia, es una modalidad modificada del psicoanálisis clásico, ajustada a las características estructurales de los pacientes con organización fronteriza de personalidad. Kemberg propone en la nueva ténica, la posibilidad de romper la neutralidad del terapéuta en ocasiones, justificándolo con el fín de estructurar las sesiones y la vida del paciente para bloquear el "acting-out", haciéndo interpretaciones en el aquí y ahora de la transferencia. A diferencia del psicoanálisis clásico, la psicoterapia expresiva se realiza cara a cara, para aprovechar la riqueza informativa de la conducta no verbal del paciente.

Ideas de Otto Kemberg:


"El conocimiento en sí gratifica, aunque no siempre lleva a una acción que permita resolver los problemas que se descubren".

"La herida fundamental del psicoanálisis es el descubrimiento de las motivaciones inconscientes y sus consecuencias siempre va muchos pasos por delante de la posibilidad de resolver los problemas que ésto crea".

"El hombre se diferencia de otros animales en la capacidad de autorreflexión, en la conciencia de la limitación de conciencia de la existencia personal y en la comprensión mutua del funcionamiento de otros seres humanos que trasciende de lejos el funcionamiento animal. Al mismo tiempo estamos movidos por sistemas psicobiológicos comúnes, en los cuales los afectos cumplen la función principal de señalar al adulto a cargo del bebé, conocer sus necesidades de alimentación, protección y cuidado, ya que un mamífero debe ser protegido después del nacimiento".

"La naturaleza de los afectos tiene raíces biológicas; los afectos están basados en estructuras neuroquímicas constituídas en base a neurotrasmisores neurohormonales por un lado y la experiencia subjetiva de placer o dolor por el otro. Son realmente estructuras, que tienen un lado biológico y otro psíquico".


TOM
http://www.psiquiatriaypsicologia.com/biografias-y-citas/psicoanalisis/871-qotto-kemberg-y-los-estados-fronterizosq.html

Participar en el Foro
SEO Posicionamiento Web ChileHosting ChileDirectorio de Empresas Chile

Directorio de Empresas Chile