Dulce Adolescencia
Sandra Chávez Magallón Jueves 30 de Septiembre del año 2010 / 16:58

Los adolescentes son seres maravillosos que nos hacen aprender y reflexionar, la etapa de la adolescencia ha sido satanizada y la mayoría de los padres se lo ha comprado, en vez de aprender a comprender, escuchar y reflexionar sobre lo que sus adolescentes necesitan, lo que piden a gritos,  ¿cómo pueden los padres comprender  etapas que ellos mismos no concluyeron?  . Muchos padres creen que son adultos solo porque físicamente los son,  pero no necesariamente en nivel de madurez y nivel emocional, cuando siguen buscando fantasías, cuando son cómodos e inmaduros  pensando que son los mejores padres dando todo lo que su adolescente pide, eso señores es comodidad, y esa comodidad a no muy largo plazo sale cara muy cara, yo les invito a que den no solo a los adolescentes AMOR, que practiquemos con el ejemplo, que no critiquemos, que no juzguemos, pues no hay alguien en la tierra que esté  libre de pecado, ¿qué nos da la autoridad moral para levantar un juicio sobre otro semejante?.

Yo los invito a la reflexión,  a que  escuchen, los tiempos han cambiado, así nuestra juventud y niñez, sin embargo;  el amor es único, universal y eterno, cuando uno dice que no pasa nada es cuando más pasa, cuando su adolescente le dice no me beses, es cuando más lo necesita, pero su orgullo no le permite decírselo abiertamente, escuche con su corazón, y quiera a sus hijos (as) con el alma.

Respete a su hijo(a), permítale tener sus propios errores, los hijos perfectos no existen, el hijo que se cae y se levanta, se da cuenta de la capacidad que tiene para salir adelante,  el que nunca se cae, no sabrá de que es capaz o lo sabrá tarde.

Ponga límites con amor, todo individuo necesita límites, no solo los adolescentes, pues sin límites hasta los adultos se pierden, es como estar en el mar y no saber en qué dirección ir, no tenga miedo, no deposite en ellos sus traumas, que ellos solos se encargaran de crear los suyos propios, no les de lo que usted no tubo, pues ellos no quieren lo que a usted le falto, ellos tiene  sus propias necesidades.

Cuando hable con ellos véalos a los ojos, escuchara  cosas que no se pueden decir con palabras, amelos de verdad, comprométase con ellos, usted los trajo al mundo y es su responsabilidad total.

No pretenda que se los eduquen en la escuela, la educación, los valores y principios morales se dan en casa.

Cuando un problema lo rebase, no lo resuelva a gritos, golpes, o insultos pues esa agresión elevara el problema a la 10 potencia, busque ayuda profesional, hay cosas en la vida que nos rebasan.

No cometa el error de que la culpa por alguna irresponsabilidad suya, compense a su adolescente con cosas externas, nunca un problema interno será llenado con algo externo, ayudara momentáneamente pero el problema real seguirá acrecentándose.

Recuerde de tras de cada adicción, en cada rebeldía hay algo oculto del alma, algo que no se puede tener en la conciencia en todo momento y las adicciones nos alejan aunque sea por momentos de eso que no se puede cargar más, de eso que nos duele, detrás de un problema de adicción (la que sea) hay un problema emocional grave, no lo ignore.

Siempre hay más de una salida.

Siempre se puede cambiar

¨Nadie se baña dos veces en el mismo río¨ Heráclito


Psic. Sandra Chávez Magallón ( psicoequilibralive.com.mx )

Participar en el Foro