Sicología ¿es posible formar campeones? II perder y ganar
Anónimo Lunes 8 de Octubre del año 2007 / 22:05

   Se supone que el talento o la fortaleza física vienen "de fábrica", pero en la parte sicológica todo es perfectible. Por lo menos hasta los 25 años, edad en que se supone la personalidad está completamente formada.

  Si se trata de inculcar en los niños el gusto por el deporte, los especialistas coinciden en que no se debe partir inyectándoles el afán de ser los primeros. Craso error.

"Es necesario entregarles información respecto de los valores que conlleva la práctica deportiva y educar hacia el deporte, pero sin afán competitivo. Es muy importante que, a nivel escolar, la práctica deportiva sea lúdica. Es equivocado involucrar a niños muy pequeños en el ámbito competitivo", aclara Rodrigo Cauas.

Por lo mismo, resulta fundamental entender cuáles son las motivaciones que tienen los pequeños para practicar alguna actividad. Muchas veces lo hacen para seguir a sus amigos o para pasarlo bien y, por lo mismo, asimilan mal las presiones de tipo competitivo.

La tolerancia a la frustración es el concepto que mejor define el aprendizaje en este campo. Son pocos los niños, sobre todo los menores de 10 años, capaces de aceptar con tranquilidad cuando alguna de sus metas no se cumple. El deporte puede ver amplificados esos procesos.

"Si queremos que nuestro hijo sea un buen deportista hay que cumplir ciertos pasos. Primero, introducirlo a la práctica deportiva y al compromiso que eso implica y ahí, poco a poco, pasar a la competencia. Si no es así, el niño no está preparado para perder y entra a lidiar con la baja tolerancia a la frustración. Hay un tremendo error en la etapa formativa, porque siempre se trata de anteponer el resultado por sobre el proceso. Si la preocupación es el resultado final se está dando una señal equívoca al menor", explica Cauas. Por eso es que el profesional recomienda que existan sicólogos deportivos que trabajen con los entrenadores de los colegios, en una modalidad de intervención indirecta que entregue ciertas pautas acerca de cómo guiar a los niños en este proceso.

Inteligencia, perseverancia y superación son las principales características que deben exhibir quienes practican un deporte. Se trata de requisitos básicos para terminar con una constante dentro de los deportistas chilenos, según opina Víctor Sforzini, para quien los deportistas que representan a Chile internacionalmente son el reflejo de la idiosincrasia nacional: "se dice que nuestra cultura hace una ‘apología del fracaso’, lo que implica un miedo a la responsabilidad, al éxito, a la derrota y al ridículo. Todo, porque los mensajes que nos rodean hablan de que sobresalir es malo y eso conlleva un mal desarrollo en la alta competencia", señala profesional y luego agrega: "En Chile cuando perdemos es culpa del árbitro, de la altura, del clima o de la infraestructura y no se considera que quien gana lo hace como fruto de mucho trabajo, dedicación, sacrificio y estudios. No es resorte de la buena o la mala suerte: hay que trabajar con la familia, los deportistas y los entrenadores".

Según Cauas, otro gran problema de los deportistas en nuestro país tiene que ver con la falta de jerarquía y roce en las altas esferas competitivas. "El caso de la selección de fútbol Sub 20 es muy claro: ahí se notó que nuestros deportistas no están preparados para llegar a instancias mayores y que no saben manejar variables diferentes en momentos cruciales; no son capaces de cambiar el enfoque que le dan a un partido cuando ven que las cosas se empiezan a poner en su contra y terminan derrotados frente a rivales que no necesariamente tienen un nivel mayor en lo deportivo, pero que sí están más acostumbrados a llegar a ciertas instancias, como los argentinos, para quienes alcanzar las semifinales de un campeonato mundial es absolutamente normal".

Si bien la sicología deportiva se incorpora cada día con más fuerza entre los competidores, lo que los prepararía para situaciones como las vividas recientemente en Canadá, todavía hay mucho por hacer al respecto.

En Chile las políticas sobre el tema dependen de Chiledeportes, organismo que tiene a su cargo el Centro de Alto Rendimiento (CAR), y del Comité Olímpico Chileno (Coch), a través del cual los deportistas pueden acceder a beneficios económicos, que entrega el plan ADO (Asociación de Deportistas Olímpicos), que impulsa un modelo de financiamiento público privado.

No es menor que el CAR tenga sólo a tres sicólogos para todos los deportistas que lo conforman. O que para instancias tan trascendentes como juegos panamericanos u olímpicos, todavía haya que pelear para que los sicólogos formen parte del staff y que no sean ‘bajados del viaje’ para priorizar a dirigentes, preparadores físicos y entrenadores. También preocupa a los especialistas que algunos de los más importantes exponentes de nuestro deporte salgan a competir en instancias internacionales sabiendo que de su resultado depende el financiamiento de su carrera o la pérdida del beneficio ADO; situación que fue ampliamente comentada en los recientes Panamericanos de Río de Janeiro.

Rodrigo Cauas grafica la realidad chilena tomando como ejemplo al actual número uno del tenis: "Acá todavía existen deportistas que creen que los sicólogos son para los locos. Roger Federer tiene un chip mental completamente distinto. Él trabaja con diversas técnicas sicológicas porque las conoce desde que tiene 13 años. Eso grafica la importancia de empezar a trabajar con los deportistas cuando aún son niños".

L



Participar en el Foro
SEO Posicionamiento Web ChileHosting ChileElecciones Parlamentarias Chile

Elecciones Parlamentarias Chile